Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Poeta del Rock

   Lou Reed sí que sabe, se ha drogado y se ha quitado, y a los 71 su cuerpo nos dijo que la salud se ha terminado. Total, lo tenía todo hecho: Ya sabíamos que era el poeta del rock, porque le hemos escuchado, algo que muchos desearíamos que nos atendieran por un instante, aquello de lo críptico, aquello que nos acaba encerrando aún más. No hay nada poético en todo esto, salvo el arte que tuvo para darle a algo real la forma de música y entonces contarlo. Grande y también demasiado especial, imperdonable su plantón.

   Fiel oyente de Radio 3 que soy, enlazo haciendo click en la imagen de Lou Reed el programa Sonideros. 



Y si fuera escribir, en un lienzo, en un pentagrama

Si se pudiera escribir sobre cualquier cosa, sobre todo, sobre… no sé! Sobre, lo que se siente, cuando se siente. Un blog es un espacio donde escribir. Leo los comentarios de quien comparte tanto en este blog, pienso que tiene mucho que contar, agradezco a JCP que tiene textos geniales que podemos leer en los posts de este blog. Sería impresionante saber hacer ARTE. En este espacio, por Internet, quise decir que éramos el psicólogo que todos llevamos dentro. Psicología es lo que estudié, es la profesión que me robó el alma. Y, quizás, podríamos hacer ENTRE TODOS una teoría que diga que, yo no he encontrado entre mis colegas de profesión, sino, he visto en ellos las barreras de mis sueños, de mi lucha por creer en lo que me especialicé: Es imposible no poder tratar de transmitir, construir y formar e informar en educación sexual, si es que, los propios psicólogos establecen barreras, y sexólogos que no te van a querer dejar tu espacio personal, profesional… Tanto es el miedo, que NOS DICEN que el miedo es nuestro, que somos nosotros que no nos atrevemos, y somos nosotros los mediocres, y acabamos pensando que, no estamos adaptados. Eso es saber, exactamente, el mensaje que deberíamos entender, para ajustarnos al sistema, a los demás. Tenemos tanto que, escuchar, que hay espacios en nuestra vida, que, lo que nos dicen que es así, duele. No puede ser verdad que, querer, sea tan error que se acabe siendo casi como un personaje horrible de una película tremenda que sí habrá espectadores porque van a verse y deshacerse de sus odios, cuando uno lo ha hecho ya en su vida y no sería bueno verse en una pantalla. Creo que, necesitaríamos a un Dalí para darle forma al monstruo.

No quiero que mi corazón deje de latir, sería no poderte soñar, aunque sería eterno el fuego

A la hora del almuerzo, el almuerzo


   La humanidad de la vieja Europa, hacia el Nuevo Futuro. Estamos en 1932, en lo alto del Rockefeller Center, que es que Rockefeller es un centro económico en sí mismo, en su sueño, como el de todos los demás. Pero no todos los demás somos iguales, ese es el gran rascacielos del arquitecto de teorías en Psicología, construyendo la manera de entender el juego en el aire de la vida. La magia y la locura de esa city de New York, construida por irlandeses, italianos, judíos (todavía no sé qué nacionalidad es esa, que es que ya sabían cómo autodenominarse, mejor hacer referencia a una religión que a una región, tomen nota ustedes los independentistas, que es que hay que saber hacer unión). Lo más impactante, desde mi punto de vista, es esa espera de que alguien malogradamente se precipite en la nada y suponga toda una opción de trabajo para el siguiente. Da miedo, da... vértigo.

   Haciendo CLICK en la fotografía, acceso al documental "Los hombres de la viga" programa Documentos TV del canal La 2 en RTVE.ES