Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Un suponer de historia

No voy a dejar de sorprenderme, las relaciones entre los seres humanos, vaya, las relaciones que yo establezco con otros seres humanos, no va a dejar de sorprenderme, y yo quiero, pues, lo que quiero, es estabilidad, en todos los sentidos: laboral, familiar, de pareja, con amistades, vecinal, horaria, estacional, de salud, vamos, estabilidad mundial. Que no quiere decir tener siempre las mismas relaciones (ver siempre las mismas caras), pues, aunque en mi casa oía de pequeña la canción de Roberto Carlos “Yo quiero tener un millón de amigos”, sé que eso no tiene nada que ver conmigo, que yo caigo mu mal, pero siempre me gustó y me gustará conocer gente, sobre todo para amistad, ya sea entre mi propia familia, en la familia de otro, en la comunidad de vecinos, en el trabajo, en el supermercado, en fin, conocer gente tranquilamente, hacer nuevas amistades, tranquilamente, y conservar las relaciones con las personas que ya uno conoce, tranquilamente, pues todo eso, en plan estable. No me apetece que alguien que ya conozco, me sorprenda, ni quiero conocer a alguien para luego no tardar en sorprenderme. Porque esas sorpresas, no suelen ser “Sorpresa!: felicidades porque qué bien que estamos!”, sino que son, más bien, sorpresas desagradables, decepciones, desencuentros, flipadas, un “cuando menos te lo esperas” pero no es que llega el amor, sino que llega el punto de inflexión a partir del cual se estropea todo. Así más o menos una descripción, mi paseo por las relaciones es el siguiente: principalmente, huyo de personas que, o veo claramente que me están utilizando, y encima no les sirvo de nada, o individuos que parece que Dios los puso ahí para que me cuenten lo mal que hago las cosas, o personas que parece que alguien les pague para llevarme la contraria sistemáticamente. En esos tres casos, soy yo la que mando al carajo al personal. También es verdad que no siempre se puede, por ejemplo, mi papi me dice lo mal que hago las cosas y, la verdad, no le mando al carajo, que es mi papi, jejeje. Suelo “despedirme” en los casos que “yo ya vivía antes de conocerte, y creo que estaba mejor”, ahí es cuando me desentiendo, aunque, de todas formas, me considero una persona bastante educada, y no es que retire mi saludo, simplemente que esas personas pasan a estar fuera de mi círculo, pero si me los cruzo, soy capaz de saludar y hablar, siempre me alegrará saber que a la gente le va bien. No es falsedad, se llama “cada uno en su sitio”. Cuando la cosa chirría, es cuando esos “simpáticos” seres siguen en el círculo, ahí, es cuando hay que ser falso… Y lo llevo fatal, porque se me nota a la legua, en realidad, no es el mismo “hola” que el “hola” con la gente ok del círculo, ni siquiera es el mismo “hola” que con la gente que ya salió del círculo. Por tanto, en cuanto a relaciones, vemos posibilidades mil. Puede ser que yo me crea que, cuando soy yo la que desaparece, el otro sabe por qué, y es porque yo lo digo, algo tal como “paso, porque bla bla bla”, y la verdad es que no suelo dar mucha explicación, invadida ya por la desmotivación, y porque estoy viendo ya la luz allá al final del túnel en el momento en el que deje de relacionarme con quien ya la relación es un esperpento donde me tocó el papel de excusa: no soy la excusa de nadie para que no valga nada de lo que digo ni soy una oreja sin boca. A que son razones razonables? Si alguien se quedó desconcertado y aún no sabe por qué borré su móvil, pues si se encuentra con el blog, ya lo sabe, jajaja. Qué va, bueno, ya digo, eso creo, que yo lo digo y queda claro para ambas partes, cosas que pasan, la gente viene y va, todos lo sabemos. Dejar de relacionarse sin más, no existe, siempre hay alguna razón (xunga o no, pero estamos hablando de la xunga). Vemos, posibilidades millones! Pero falta la otra parte, cuando son los demás los que desaparecen… Lo último que acabo de escribir, es que yo aviso al “interesado” que ya no cuente conmigo, y que ni hay sorpresa porque seguro que en el fondo, el otro sabía que eso podía pasar, que ya se dio cuenta de que yo no soy el comodín del público y era cuestión de olla exprés para que yo volara. Y todos contentos, la otra persona busca otro comodín, y yo otra persona con la que relacionarme. Mi sorpresa en las relaciones es comprobar que es la otra persona la que desaparece. Teniendo en cuenta que soy lo suficientemente sensata como para tener yo la iniciativa de desaparecer en las relaciones (véase, las descritas anteriormente), pues que lo haga la otra persona, me sorprende, porque, si hubiera razones (las descritas anteriormente), ya me hubiera pirado yo. He ahí la cuestión. Este paseo lo resumo en 4 estadios: eso que estás bien relacionándote con alguien, luego va y la otra persona empieza a tocarte los huevines, a continuación, una misma se queja, y empieza a hacer lo mismo, a tocar los cojoncillos, y al final, la otra persona flipa contigo, y desaparece. Pero vamos a ver, por dios! qué historia es esa? en condiciones normales, si a la otra persona le va cambiando la cara de potencial a carita de pedorro o pedorra, ya habíamos quedado en que yo ya corto y cierro, sin mayor trascendencia porque nunca lo fue, eso se nota, eso se siente, se sabe, y estaba cantado. Cuando no es tan obvio, es cuando, efectivamente, me quedo en esa relación, pero porque parecía algo! en la cara de potencial del otro, ves carita de ángel, va a ser ese el problema, y que luego te enseñe su carita de demonio…, pero oye, una ya va tomando nota de que eso pasa (que sí, que voy tomando nota, que ya hablé de ello en otra entrada del blog), todos somos ángeles y demonios, es decir, todos tenemos nuestros más y nuestros menos, de eso se trata: si me enseñas tu cara la que espanta, yo también hago lo mismo que tú, enseñar esa cara que yo también la tengo, y si no siempre estoy con carita de ángel, es que tú tampoco estás siempre deslumbrante! Bastante influye el significado y el valor que cada uno da a la relación… Una cara que espanta, es para salir espantado, cierto. Quizás, lo que explique la secuencia “estamos guay / me tocas los webs / me quejo y te los toco yo / te largas flipando de que te toqué los webs”, es que la técnica mostrada en el paso 3, “me quejo y te los toco yo”, va a ser inapropiada para el autoestima, porque el paso 4, me sorprende de forma incómoda. El paso 5 es “manda cojones”. Venga, va, parece una broma, una cámara oculta, dónde está el monigote? y el ramo de flores?, eh?, y nos echamos unas risas, enga. Con personas ves claro que no adelanta intentar quedarte a su lado porque en realidad la otra persona está en una situación que no está para hacer amigos, porque, o ya los tiene, o se cree que la amistad es que aguantes el tirón, como si fuera que eres su burro de carga, cosa que seguro no hace con sus amigos, si los tiene, que los tiene, seguro, que todos tenemos amigos, jejeje. Pero con otras personas lo que ves, o lo que crees ver, es que es una relación que puede durar, puff, toda la vida, hasta que deja de durar. Y esa secuencia que he contado a modo de representación que simboliza un ejemplo de relación, es lo que no quiero que me vuelva a sorprender. Lo que me hace gracia es que yo soy igual de contundente de simpática y de arisca, y si estoy de simpática, el que el otro se “relaje” y se muestre antipático, pues para arisca, yo, y entonces al otro eso ya no le mola, como si a mi me molara que el susodicho se descuide y no le importe si es o no simpático. Para simpáticos, los dos (tendría que controlarlo el sistema parasimpático, sí, el automático, el mismo que regula la respiración…).

Sólo lo que pasa, es el tiempo...



Who can say where the road goes,
where the day flows,
only time...

And who can say if your love grows,
as your heart chose,
only time...

Who can say why your heart sighs,
as your love flies,
only time...

And who can say why your heart cries,
when your love dies,
only time...

Who can say when the roads meet,
that love might be,
in your heart.
And who can say when the day sleeps,
if the night keeps all your heart,
night keeps all your heart...

Who can say if your love grows,
as your heart chose,
only time...

And who can say where the road goes,
where the day flows,
only time...

Who knows,
only time...

ENYA - ONLY TIME

Si es bueno, no es suficiente



One night to be confused,
one night to speed up truth,
we had a promise made,
four hands and then away.
Both under influense,
we had devine scent,
to know what to say,
mind is a razorblade.

One night of magic rush,
the start a simple touch,
one night to push and scream,
and then releaf.
Ten days of perfect tunes,
the colors red and blue,
we had a promise made,
we were in love.

To call for hands of above,
to lean on,
wouldn't be good enough,
for me, no.
To call for hands of above,
to lean on,
wouldn't be good enough,
for me, no.

And you, you knew the hands of the devil,
and you, kept us awake with wolf teeths,
sharing different heartbeats,
in one night.

To call for hands of above,
to lean on,
wouldn't be good enough,
for me, no.
To call for hands of above,
to lean on,
wouldn't be good enough,
for me, no.

THE KNIFE - HEARTBEATS

Como en el oeste

"Hasta que llegó su hora"

Retando, y ganando...



Sintiendo, y sintiéndolo mucho...

Vivo lo que yo deseo


Por un instante, duró lo que quise vivir.
Por un momento, creí soñar mientras vivía.
Y fue lo que viví, un pequeño sueño hecho realidad.
Y porque la realidad pesa más, no fue un sueño.
No aprendí lo que ya debía saber, por eso, no pudo ser.
Ahora recuerdo que sí lo quise, y que siempre lo querré.
No sé si contigo, o con quién estaré,
pero tampoco supe ser quien no lo era aunque es lo que tenía que suceder.
Soy torpe, es lo que tendrías que entender.
Pienso de mí que soy lo mejor que pude conocer,
y a partir de ahí, voy bajando de mi propio pedestal.
Es por eso que no voy a ser feliz,
porque me encierro dentro de mí.
Siento parecer detestable, pero no es arrogancia.
Lo que es admiración para mí, es de donde crecí.
Admiré lo que me rodeaba, aunque fue doloroso verlo partir,
el ideal no siempre tiene un final feliz.
No quiero resultar romántica, bohemia, que es lo que yo vi,
sino realista, coherente, sensata, la antítesis de la poesía.
Quizás me crea más cerca de llegar a donde quiero,
porque pasé de ese ideal a lo real del día a día.
Y es en ese camino, el de la rutina conocida,
donde no quiero morir, y quiero pensar en ti.
No quiero que lo malo conocido sustituya a lo que podemos vivir,
aún me haría gracia de lo banal de los temas de los que podemos discutir.
Sólo quiero que me sueñes como yo a ti.

Porque la vida es un tango. Esencia por excelencia de la danza de las relaciones

Coordinación ;-)



En la suite, 16,
lo que empieza, no termina,
del mini bar, al Edén,
en muy mala, compañía.

Era ese sabor en tu piel,
a azufre revuelto con miel,
así que me llené de coraje y me fui a caminar por el lado salvaje.

Pensé "no me mires así",
ya sé lo que quieres de mí,
que no hay que ser vidente aquí,
para un mal como tú no hay cuerpo que aguante.

Lo hecho está hecho,
volví a tropezar con la misma piedra que hubo siempre,
se siente tan bien todo lo que hace mal,
y contigo nunca es suficiente.

Cómo fue, qué pasó,
esa noche, impaciente,
fueron a llamar, la de recepción,
cuando se quejaban, de la 17.

No puede ser nada normal,
acabar eligiendo tan mal,
en materia de hombres soy toda una experta siempre en repetir mis errores,
no hay ceguera peor, que no querer mirar,
cuando te guardabas el anillo dentro del bolsillo y dejarlo pasar.

Lo hecho está hecho,
volví a tropezar con la misma piedra que hubo siempre,
se siente tan bien todo lo que hace mal,
y contigo nunca es suficiente.

Nunca me sentí tan fuera de lugar,
nunca tanto se escapó de mi control,
pero todo en este mundo es temporal,
lo eres tú, lo soy yo.

Nunca me sentí tan fuera de lugar,
nunca tanto se escapó de mi control,
pero todo en este mundo es temporal,
en eso no decido yo.

Lo hecho está hecho,
volví a tropezar con la misma piedra que hubo siempre,
se siente tan bien todo lo que hace mal,
y contigo nunca es suficiente.

Se siente tan bien todo lo que hace mal…

Tiene gracia, y gran película

Me he quedado sin palabras

Ups, se me ha colado una entrada de blog donde me desahogo hablando de política, jejeje. Actualmente, creo que es el tema que más morbo me da. No quiero hablar de política, pero no puedo evitarlo. De todas formas, no sé si es impresión mía, o es que el momento que me ha tocado vivir, espero que hablar de política no traiga mayores consecuencias (ya, bueno…), porque realmente creo que estamos viviendo un tiempo como para hablar de política, y mojarse. Al fin y al cabo, de derechas o de izquierdas, estaremos de acuerdo que mejor es una democracia que una dictadura. Una dictadura no da juego (no existiría este juego político de intercambio de parcialidades como lo llamo yo), independientemente de que la democracia sea la conocida dictadura de una mayoría sobre una minoría. Pero bueno, cabemos todos. Porque, sin embargo, seguimos sin caber todos… Una dictadura es espantosa por definición. Eso no se puede defender. Es cierto que todo lo que escribo, es opinión, pero porque sé que sólo es una opinión, siempre querré comunicarme de tal forma que pueda sostener mis argumentos desde el punto de vista del funcionamiento humano. Por eso entenderé la diversidad de opiniones, donde la mía es una más, y justamente esa diversidad desmonta la posibilidad de que una dictadura tenga lugar. Precisamente, la dictadura sólo es una opinión. Lo corrupto viene de la imposición de las opiniones. Esto lo sabe bien la dictadura, convencer y vencer: convencer sin que parezca sospechoso, es decir, oye, quien opine igual, que me siga, no?, y vencer, en tanto que tú, que opinas diferente, o te pasas a mi bando, sí o sí. En plan países, conquistas, y reconquistas mundiales, es a gran escala, pero esto pasa con el prójimo. Total, estamos hablando del ser humano igualmente. Entonces, claro que es un logro la democracia, pero sólo es un paso. Más que nada, porque el comunismo es una utopía, como la anarquía: no todos somos iguales, por lo que no todos vamos a contribuir igual, ni correspondería recibir lo mismo; de hecho, no ha ocurrido así, siempre hay quien se queda con lo que no le corresponde, o te cuenta el trueque según conviene… Y el autogobierno es bastante utópico también, aunque quizás es más real porque coincide más con cómo funciona el ser humano; no me refiero a que el ser humano sea autosuficiente, que no lo es, sino que tendría más sentido las pequeñas, o grandes alianzas, con un objetivo común, que es lo que realmente une a las personas. No hablo pensando que se me va a notar de qué color soy, porque habiendo colocado la carátula de Braveheart y gritando libertad, entonces soy anarquista. No me preocupa tanto la etiqueta, me preocupa más averiguar cómo funciona exactamente el ser humano, para encontrar la manera de relacionarse y organizarse socialmente logrando que quepamos todos. Sigo buscando el sentido a las cosas, y no tendría sentido que el ser humano siguiese procreando si resulta que no cabemos todos. Encima, si la Tierra es tan grande, ya sí que no entendería que no hubiese sitio para todos… De todas formas, yo quiero estar en un lugar que no haga tanto calorggg, y temo el frío que nos viene, con lo friolera que soy yo. Nací aquí, pero puedo morir allá. Lo único que me podría limitar es el lenguaje, que luego ya encontraría la forma de comunicarme, je. Pero no es exactamente la comunicación lo que impide moverse, sino lo que nos creemos los unos de los otros y, sobre todo, el desconocimiento. Habría que empezar a citar aspectos como miedo, supervivencia, rivalidad, puff, muy humano todo, y muy imperfecto también. Ni siquiera una cierta desconfianza sería justificable. O es que no hay sitio para todos? Donde comen dos, comen tres… Pues no. Yo creo que sería más fácil no dividir el mundo tal y como está dividido, que hay mil criterios, todos equivocados, je, sino que en el planeta, en una zona estuvieran los felices y en otra los infelices. El feliz siempre puede ayudar al infeliz, si se deja… Y el infeliz que no venga de aguafiestas, y que se quede en su territorio. Que el feliz se vuelve infeliz? multa para él y para quien le hizo infeliz. Que el infeliz se vuelve feliz? fiesta. Y no sería el dinero, fíjate, moneditas y billetitos de ná, los que nos marearan la existencia. Ni el color de piel, ni el nombre del lugar donde naciste, ni los glóbulos rojos, ni el embudo laboral, lo que nos traería de cabeza. Sólo se trata de que cada uno se junte con quien comparte objetivo, y ancho es el mundo como para compartirlo, y repartirlo. Me puedo imaginar que a los seres humanos nos sueltan ahora mismo en el planeta Tierra, una supervoz diciendo: enga, todo vale menos matarse, que para eso estáis todos ahí, para existir todos, nadie es más ni nadie es menos (ya sería curioso que eso se tuviera que explicar). Lástima que es que no lo voy a ver, porque he nacido demasiado pronto, porque eso se puede, estoy convencida. Ni lo voy a ver, ni lo he visto, pero sólo porque me conocí a mí misma, sé que eso se puede. Si tú que estás leyendo estas líneas, has llegado hasta aquí, ya somos dos que tomamos café (quien dice café, dice cualquier otra bebida espirituosa) y soñamos despiertos que arreglamos el mundo.

Conservar la cabeza para pensar

Intentaba vivir paralela a ciertos temas, pero la vida alrededor existe y nos influye directa o indirectamente. Y hasta que no he visto que me afectaba directamente, no me había animado a sacar la rebelde que hay en mí. Es cierto que, con la edad, la persona se va relajando, por decirlo de alguna manera, y si es que alguna vez se vio alzando la voz, que es el caso, efectivamente. Escribir aquí para mí es simbólico. Estoy convencida de que no soy la única persona que piensa como pienso. Y, por supuesto, estoy convencida de que no hace falta pensar igual para poder entender el punto de vista que reflejo aquí. Ocurre que pasaban los días, hasta que necesité una fecha, la del miércoles 29 de septiembre. Depende de las circunstancias, puedes verte más o menos, o nada implicado en una huelga general. Personalmente, no he ido nunca a una huelga, pero es que no he ido nunca a una manifestación. Y seguramente sea porque no estaba en el momento, pues manifestar, me manifiesto, como cuando se hace Ouija y esperas que el más allá se manifieste? pues igual, pero del más acá, yo me manifiesto, pero es que siempre lo he hecho a título individual (y cada vez me manifiesto menos, que es mejor ser borrega! aunque va y encima hace poco padecí no haberlo hecho, ese masterCAP terremoto!). Total, que si uno se manifiesta, que sea en masa, eso está claro. Y si la masa se manifiesta y un individual individuo no quiere, pues… ay, no sé, que no te pille en el ajo, hijo, no sé qué decir… Es que resulta que el susodicho día, miércoles 29 de septiembre, tengo previsto viajar, coger un avión, y yo no sé si va a despegar, no por el piloto, o sí, porque puede ser que, ese día, el “follow me” no acuda a su puesto de trabajo, y así no se puede despegar. Por hache o por bé, yo no sé qué va a ser. Si no tuviera que viajar, a mí plin. Iría a trabajar, que bastante es con los tiempos que corren. Sencillo de entender. Pero mira, ante la duda, va y ahora viajo otro día, y que vayan los sindicatos a explicarle a mi curro por qué viajo un día antes… A ver, yo procuro trastocar lo justo y necesario la vida de los demás, je, por qué no hará lo mismo todo el mundo? Exacto, esto es un pensamiento erróneo: el resto de la humanidad no tiene por qué pensar como uno mismo… Y va a ser que esta huelga, mira y cuida por los intereses de los trabajadores, y me van a hacer a mí trastocar mi trabajo… mmmmh, ya así me despierta incredulidad, así que, pensar en el resultado, ya me posiciona de antemano no sólo en no creer, sino en no estar de acuerdo. Ya lo dije en una entrada de blog anterior, que se manifiesten los parados, que ya sólo con los que son, hay para llenar las noticias, enfocando cada ciudad de España, y llamémosle España, para entendernos… Vamos, que pueden salir a la calle todos los días. No hay un sindicato de parados? porque lo que es de trabajadores… Un sindicato de parados no cobraría (tampoco vale el “enchufao parao” que luego va y consigue trabajo, que el que no corre, vuela). Si yo no digo que no, si está muy bien un sindicato, de trabajadores, que velan por los intereses, de los trabajadores (bueno, es un poco lo de “por mí y por todos mis compañeros, y por mí primero”, lógico y normal), y querría decir que, más que reivindicar, negocian… que sí, que me incluyo trabaje o no, siempre me hará ilusión que luchen por mí! La realidad tiene toda la pinta de que, si por la empresa fuera, por definición, empresa, privada o pública, sí, pues se volvería a la esclavitud. De ahí que la gente se junte, y que la unión haga la fuerza, todo para que, quien tiene el dinero, no se pase de listo… que es que, vaya, el que emprende, desprende ganas pero de quedarse con todo lo que “sus” trabajadores producen, ala, a producir pero que nadie se haga rico salvo el que empezó todo, como si él solo hubiera podido conseguirlo… vamos, como Dios… Si los sindicatos tienen que recordar a los jefecillos que ellos solos no son nadie, apaga y vámonos… huelga, claro. De hecho, se me ha ocurrido pensar que, si resulta que conservo la idea arriesgada de mantener el billete de avión para el día 29, lo suyo es que, si apareciese en el panel “vuelo cancelado”, me devolviesen el dinero, porque ya sería el colmo que ese día “sus” trabajadores que fueran a la huelga no cobraran ese día NO trabajado, pero que cobraran por el servicio NO prestado. Esto no es real, era un suponer. Más verdad es el choque de funciones e intereses. De todas formas, a mí me iban a joder, porque yo no quiero que me devuelvan la pasta gansa, sino volar! Y claro, por si acaso, viajar un día antes, ya. Más vale prevenir, que quedarse con cara de circunstancia… La cara de circunstancia la tengo ya, se ve, no? Uno no sabe qué pensar: en un gobierno de izquierdas, los sindicatos, de izquierdas, convocan una huelga, claaaaro. Un gobierno de izquierdas, tomando decisiones de derechas, entonces que los sindicatos citen a una huelga, es más comprensible, claaaaro. En un gobierno que ya ha tomado decisiones, las que sean, la huelga promulgada por los sindicatos es para… justificar su existencia, clarísimo. Sigo sin saber qué pensar. Que si escuchas a los periodistas de un lado parcial, que si escuchas a los del otro lado parcial… eso me pasa por “imparcial”… Qué va, trato de serlo, porque las decisiones no son de un lado o de otro, sino del momento que se esté viviendo. Lo sé porque es lo mismo que tener novio, jaja. Ese novio que es más rana que príncipe, también es verdad. Y, con todo, presuponemos que este gobierno de izquierdas está tomando decisiones de derechas, pero sin saber exactamente qué haría esa oposición que quiere gobernar este país de manera derecha, correcta, recta, o más sabia. Quizás porque, si las decisiones actuales las tomara un gobierno de derechas, no daría tanto el cantazo, pues no se espera que de izquierdas se sea tan impopular… pero, de derechas sí? ah, pues, qué cosa, no? lo impopular es impopular, digo yo… o es que los de derechas hubieran tomado otras decisiones? más populares, que sólo sea porque el nombre acompaña… Sinceramente, sólo por no ver cómo la oposición se frota las manos con la huelga, espero que sea un fracaso ;-) Si yo entiendo a la oposición: se lo está currando como que es su posición, lo que no va a hacer es currárselo como gobernantes, eso ya lo harán cuando gobiernen… Lo que no va a hacer la oposición, es desvelar la receta mágica… Es como si ahora Coca-Cola, o Telepizza, desvelaran el secreto de las burbujas o el secreto de la masa, ya dejarían de tener encanto, autenticidad… Pues lo mismo, la oposición, si ya es auténtica en sus formas, en el gobierno harían maravillas seguro. Yo no sé si votarles, total, Zapatero está condenado… cuando sopla el viento, se lleva todo por delante. “Los otros” ahora dirían: “si fuesen competentes, no habría soplido que los quitara del gobierno”, ya, pero es que, esto de la crisis, no es un soplido, y porque nada es una estaca, nadie es un palo inamovible. Para dónde sopla el viento? hacia la dirección que más conviene, de izquierdas y de derechas, la quimera (la fiebre) del oro. Yo lo voy a entender, pero es que, para gestionar un país, hace falta gente competente, y eso sí que es parcial: posicionarse en el lado del trabajar por lo que quiso el protagonista estar ahí. Nadie obliga a los protagonistas de nuestra organización como país, o mundo, me da igual, a que se pongan ahí, pero si se ponen ahí, es para una función específica, punto. Dinero, estabilidad laboral, queremos todos. Conocemos una forma de organizarnos en la que delegamos en otras personas, pero no queremos ver las noticias y comprobar que el ser humano es mezquino. No tiene sentido. Lo es? el ser humano es egoísta hasta la crueldad? porque existirán mandamientos, que Dios lo ve todo, y reglas, que habrá que convivir, pero luego, hacemos lo que queremos, eh? ayyyy. Como Braveheart, libertad! y el pobre se quedó sin cabeza… por no saber utilizarla? vaya por dios…

Esforzarse

El cine nos trae guiones y situaciones de películas verdaderamente impresionantes. El ser humano es creativo (para empezar, ha creado a Dios), y el ser humano tiene esos tres sentidos: sentido común, sentido crítico y sentido del humor. Es por eso que puse a Pulp Fiction. Lo mejor de la vida y de las pelis, es recordarlas con una buena conversación, un buen guión real de la vida misma. Y porque la realidad supera la ficción, insisto que la vida es mejor vivirla. No se trata de apretar el gatillo, al final no ibas a tener con quién compartirla... El poder no te lo da pulsar el botón, sino decidir no pulsarlo. Inimaginablemente, es real que en la vida podemos decidir, y lo he dicho: aunque parezca que no. El camino recto, el camino equivocado, el camino con pedruscos, el camino fácil… El bosque que no deja ver el camino. Y es que yo quería hablar del esfuerzo. Nunca es suficiente, ese sería el resumen del esfuerzo. Aunque te esfuerces, aún uno se puede esforzar más. Qué es lo que quieres conseguir? y, lo vas a conseguir con esfuerzo o sin esfuerzo? Sin esfuerzo, es que te tocó la lotería, o es que era el destino; con esfuerzo, aún, te puedes esforzar más. Puede ser que, si no te paraste a pensar en el concepto “esforzarse”, es que vas consiguiendo, o no, pero da igual, total, muchas veces, se consigue lo que se puede, con o sin esfuerzo. Por tanto, pensar en esforzarse es como creer que uno puede controlar su vida, cuando son los demás quienes deciden. A ver, uno hace lo que puede, y se esfuerza, es decir, trata de hacer las cosas como mejor sabe, y lo que va uno “calculando” que se puede hacer. Y esforzarse es, al final, esperar un resultado, resultado del esfuerzo, ea. Casi el problema no está tanto en el hecho de esforzarse (que el esfuerzo, cuesta, ese es el problema), sino el hecho de esperar resultados por el esfuerzo realizado. Puede ocurrir que el esfuerzo te lleve a donde ves que te gusta estar, o no. Lo suyo sería decir, que no vas a dejar de esforzarte sólo porque no consigues lo que quieres, osease, hay que seguir esforzándose. Y tooooda la vida esforzándose. Y resulta que, qué entendemos por algo que vale la pena? cuando hay que esforzarse mucho, o cuando no hay que esforzarse tanto? Vamos, que si lo vale, te dejas la piel, pero es que, no tendría uno que dejarse la piel si realmente hubiéramos acertado, pues la idea es que las cosas fluyan, no que haya que “desmorirse” en el intento… También es a lo que uno esté acostumbrado: si fundamentalmente vas logrando lo que quieres sin mayor dificultad, o es que uno es muy habilidoso, o es que tiene mucha suerte y todo se lo conceden por, no sé, porque sí. Sin embargo, aún obteniendo lo que quieres sin mayor esfuerzo, aún uno iba a pensar que podía obtener más… Pero eso ya sería entrelazarse con otro tema: la satisfacción aparente, o la eterna insatisfacción. Va a ser el equilibrio, la homeostasis, quien decide. Uno con-vive consigo mismo, con-viviendo alrededor y rodeado de otros seres humanos. Según vaya equilibrándose el equilibrio, valga la redundancia, vas experimentando sensaciones. Que afirmativo? pues bien. Que negativo? pues desequilibrio. Sencillo, aplastante. Y sigues: vas haciendo, vas haciendo, vas no haciendo, vas haciendo. Y, te esfuerzas, más o menos, mucho o poco. Vas consiguiendo lo que quieres, vas no consiguiendo lo que deseas, vas encontrándote con lo positivo, vas sorprendiéndote con lo negativo. La cosa circula, aunque se estanque, que nunca se estanca: o mejora o empeora, depende del esfuerzo, o no. Siempre fluye, y todo influye. Cómo no vamos a fluir, si fluye hasta el río con sus piedras y matorrales? Todo va en alguna dirección. Está claro que no podemos saber a dónde vamos, por mucho que lleguemos a un punto predecible. Si pensamos “en grande” (hay que pensar, sí), no sabemos a dónde nos conduce todo lo que vivimos. Sólo queremos estar bien, pero estar bien es equilibrio, y equilibrio puede ser muchas cosas. Puede ser decirse “mientras yo esté bien, me da igual mi alrededor”, o lo que es lo mismo: el equilibrio de una persona pasa por desequilibrar al de al lado… Casi me atrevo a apuntar, no con el gatillo, ni con el dedo (que es de mala educación), sino con mi opinión (sólo es una opinión, no? inofensiva…), que si no te importa desequilibrar el mundo mientras tú estés equilibrado, es que muy equilibrado no debes de estar. No tiene ni pies ni cabeza, y el equilibrio, es la cabeza sobre los hombros y los pies en la tierra. Tampoco sería creíble vivir equilibrado cuando tu alrededor no lo está: no se contagia el equilibrio, se contagia el desequilibrio, vaya por dios. Si entendemos que cada uno se haga responsable de su propio equilibrio, ya puede venir un maremoto, que supondrá mayor esfuerzo para superar la marea, pero la vida de uno es lo que al final importa, y el maremoto, se supera. Si fuiste tú el maremoto, te van a superar. Si eres tú el que sufre el maremoto, lo vas a superar. Llamémosle con esfuerzo, o supervivencia. Si nos tocó nacer, todos queremos estar aquí, y todos queremos estar bien. El mayor o menor esfuerzo que supone la vida, es porque el camino se interpretó como supervivencia. Y haciendo un repaso de la historia, ahora el camino podemos interpretarlo como convivencia, pero no deja de ser supervivencia. Es verdad que ahora apretamos menos el gatillo que en historias pasadas, pero sigue ocurriendo y es que falta pensar. Aún al ser humano, le falta pensar. No haremos caso de quienes no piensan, porque con ellos no llegamos a ninguna parte. El problema es que el mundo, nuestro mundo, esté en manos de quienes no piensan. Y pienso yo en voz alta: cómo llegaron ahí sin pensar? O sea, no piensan, pero deciden. Cómo es eso? Personalmente, no lo entiendo, y me esfuerzo, me esfuerzo. Vale, sí, todo tiene una explicación. Quizás es que el que piensa, sabe que decidir es una gran responsabilidad, y se aparta… Quizás el que no piensa, es más atrevido, pero sí que se atreve a pensar que sus decisiones son acertadas (no se atreverá a pensar que se equivoca, ya ha hecho bastante con decidir). El esfuerzo ya es una decisión, y supone un esfuerzo, el resultado te transmite un equilibrio que sólo por supervivencia, tratas de convivir contigo mismo y con lo que te rodea. Vamos, que esta entrada de blog es como un gatito jugueteando con un ovillo de lana…

Siempre nos quedará el cine

Hoy se celebra el Día Mundial de la Salud Sexual

Con múltiples actividades en más de 30 países de los cinco continentes, la Asociación Mundial para la Salud Sexual (World Association for Sexual Health, WAS) celebra hoy el primer Día Mundial de la Salud Sexual como una forma de vincular la acción con la promoción de una discusión abierta e informada sobre un aspecto fundamental del ser humano: su sexualidad y sus derechos sexuales.
Leer más.

Reír por no llorar

En realidad, me río, porque debe ser que tengo sentido del humor, porque, lo que es llorar, está muy bien, desahoga bastante. Viene bien reír, y llorar. Reír es más divertido, está claro, y llorar, que sea sólo por una cuestión de que también es humano. Lo que no va a hacer uno es sufrir, que también forma parte de la vida, sí, pero que sea algo que sepamos que cualquiera de las dos reacciones, reír y llorar, liberan el cuerpo de una sensación. Reír tiene que ver con una situación agradable, y llorar, desagradable. También se puede llorar de risa, el organismo tiene su propio funcionamiento. Pero vaya, me río por no llorar… Lo que es sufrir, quieras que no, está ahí, y se puede sufrir todo el rato, o sufrir porque pasó algo. Todo el rato, no hay cuerpo que aguante. Si fue que pasó algo, llora, y desahógate, seas hombre o mujer, por dios! Y reír, tiene su gracia. Sabemos que “el sentido común es el menos común de los sentidos”, ya, pero, y el sentido del humor? casi es menos común… También depende, como todo. Si te vas a reír, de mí, no tiene gracia. Si te ríes, conmigo, ya no sólo es que me vayas a caer bien, es que vas a parecer mejor persona. Está feo reírse de la gente. Hay que reírse de las situaciones. Y quien no tenga sentido del humor, se lo va a perder. Es mejor reírse, siempre. Oportunidades hay mil: estando con otras personas, otros seres vivos, o estando solo, es decir, con uno mismo. Está, la actitud que se toma ante la vida. Prácticamente, uno se puede reír de todo, sólo si entiendes que la vida es, como un gran absurdo sobre la nada y el todo y el universo y el momento que nos tocó vivir. Ok, estamos aquí y ahora. Me sobrevino el pensamiento del reír por no llorar cuando me paré a pensarlo. Total, quien vive sin pensar, desconoce que hay más vida de la que vive. Y no tiene por qué ser un prejuicio, que lo suele ser. A ver, quienes pensamos, somos muchos, existimos, y estamos ahí, rodeando el planeta. Aún me atrevería a pensar, je, que los que no piensan son los menos… vamos, es que, todos pensamos, pero es que, no pensamos lo mismo ;-) A cada uno le interesa una cosa, y eso no quiere decir que “la gente no piensa”, o “la gente no tiene conciencia”, porque sucede que pensar y conciencia son amigos y enemigos a la vez. No existe la vida que se vive, y la vida que se piensa… Llegué a pensarlo, pero estaba viviendo. Seguramente, es porque debí pensar lo que vivía ;-) Y debí reír por no llorar. Quizás incluso yo sí reírme de la gente, pero está feo. Reírme de la vida? Está feo. Hay que tenerle un respeto a la vida. Hablaré de ello en una próxima entrada de blog. No sé qué es lo que me va quedando pendiente escribir, pero me encanta teneros ahí pendientes de leer, jaja. Y de dejar comentario, por supuesto. Yo quiero leeros ;-) Esto es un blog, no sólo funciona como columna de periódico… Total, que fue así, leyendo el periódico como pensé en reír por no llorar. O lo que es lo mismo, viendo, u oyendo, las noticias. Se entremezclan sentimientos, en un ratico, te da tiempo a reír y llorar, de hecho, son como secciones, pero que cualquier sección es para reír o llorar, sólo tienes que elegir qué hacer. Básicamente, pillar el periódico es predisponerte a reír, o es lo que recomiendo. Es descubrir qué realidad nos cuentan, y seguir pensando que la vida es un gran absurdo. Menos mal que el periódico que decidí leer, tengo mi cita con Juan José Millás. Y porque apunto alto, leo su columna y es como si la hubiera escrito yo. Efectivamente, me encanta lo que escribe, y cómo lo escribe. Quizás porque me lancé a escribir en el blog, me fijo más en cómo escriben quienes escriben. Está bien eso de leer, y por mencionar otro de los sentidos, el sentido crítico suele ser también el menos común de los sentidos. Vamos dilucidando, y a los cinco sentidos, le sumamos otros tres. Vayan haciendo matemáticas, que diré fielmente y sin duda, que mates y psicología comparten más de lo que imaginamos. Y reír y llorar, comparten cuerpo, hagamos lo que nos pide el cuerpo, pero, siendo fiel y sin duda, muchas de las veces, vamos a reírnos por no llorar.

Es verdad es verdad!

- Odio que me despierten preguntando si estoy dormido.

- Yo también he tirado de la puerta cuando debía empujar.

- Yo también he utilizado alguna vez el móvil como linterna.

- Saco el móvil, miro la hora, lo guardo, ni puta idea de qué hora es!

- El día que Alex Ubago tenga novia y sea feliz, se acabó su carrera musical.

- Sí, a mí también me dan ganas de pedir un cubata al entrar a Bershka.

- Yo también dije "trae, que tú no sabes!!" y yo tampoco supe.

- El dinero no da la felicidad, pero yo prefiero llorar en un Ferrari...

- Yo también canto las canciones en inglés como me da la gana.

- Para los que nunca saben si es el timbre o el interruptor de la luz...

- ¿Cuántos años debe tener ahora el niño de Kinder chocolate?

- Señoras que se quedan dormidas con la telenovela pero si cambias se despiertan.

- A Belén Esteban le va a durar la nariz lo que a mí la batería... 4 rayitas.

- Mi madre también me dijo "como vaya yo y lo encuentre..." y lo encuentra!

- Yo también creo que en humor amarillo moría gente.

- Me acabo de enterar de que SUGUS es capicúa.

- Mi madre también dice "ésta es la primera vez que me siento en todo el día!"

- Yo también de pequeño decía "inglish pitinglish"

- Kleenex petrificados que aparecen en los bolsillos tras lavar la ropa.

- ¿Quién no vio a alguien correr y le gritó "corre Forrest corre!!”?

- Padres que dicen “que cuando tú vas, yo ya he vuelto un par de veces''

- Seamos realistas: nadie hará una fila y saldrá en calma si hay fuego.

- “Mamá, hazme algo para comer”, “¿Por qué no te lo haces tú?”, “No, da igual, no tengo hambre”

- Vivo con el miedo a que uno de mis contactos me lleve al diario de Patricia.

- Yo también dije "mañana me levanto temprano y estudio"

- Yo también he visto cómo los demás escribían hojas y hojas y yo no tenía ni zorra de la pregunta del examen.

- Para los que cuando tocamos el timbre y preguntan “¿quién es?” y decimos “YO!!“

- Yo nunca he terminado una goma de borrar, antes se me pierden.

- Ojalá tuviera por la noche el sueño que tengo por la mañana.

- En todo examen hay un alumno que pregunta qué día es.

- Caerte en público y levantarte a la velocidad del rayo como si nada.

- Yo también me he dicho “esto ya lo he vivido antes…”

- A mí también me dijo que le salió fatal y la muy guarra sacó un 10.

- Yo también disimulo con el móvil cuando paso de saludar a alguien.

- Yo también me quedé aislado porque mi madre fregó el suelo.

- Poner el dedo para que no te muerdan demasiado el bocata.

- Señoras que temen que tu compra se meta en la suya en la cinta del súper.

- Yo también creo que Google y Hacendado dominarán el mundo.

- Mi cuarto se desordena solo...

- ¿ABREFÁCIL? Los cojones!!

- Los cortes de digestión no existen, son los padres.

- Me he muerto 19.985.322.486 veces por no haber reenviado cadenas de e-mails.

- Yo también aprieto más fuerte el botón del mando cuando se gastan las pilas.

- Le digo a un amigo que mire DISIMULADAMENTE- Nunca mira disimuladamente.

- A mí también me han mandado callar mis padres cuando veían que tenía razón!!

- Siempre se me cae un calcetín cuando llevo un montón de ropa a la lavadora.

Una caricatura de la educación


Es un poco así. Lo que más me ha gustado, es la frase que venía junto a la imagen:
"Todo el mundo piensa en dejar un planeta mejor para nuestros hijos... Cuando en lo que se debería de pensar es en dejar mejores personas para el planeta." Eureka!