Conclusiones



Espacio para compartir el psicólogo que todos llevamos dentro.

Psicología, Sexología, Salud, Educación, Opinión, Humor, Mascotas...





Cuentacuentos


A los 7 años, te cuentan un cuento, y te vas a la cama.


A los 17 años, cuentas un cuento para irte a la cama.


A los 27 años, te dejas de cuentos y te vas a la cama.

Crisis de dinero, pero no de palabras...

Era inevitable, no lo pensaba hacer, pero es que, no lo entiendo, de verdad. Y a la vista de que creé este blog por curiosidad, un espacio donde escribir nuestras alegrías y nuestras penas, nuestras dudas, nuestras inquietudes, nuestros pensamientos, pero entiendo que hay cien mil sitios donde escribir, donde leer, y podía pasar que sólo escribiera yo (bueno, eternamente agradecida a quien ha comentado entradas, por supuestísimo), pues ahora que me ponga a hablar de la crisis, esa cosa inevitable de la que hablar, pues tampoco creo que vaya a suscitar ningún debate, pero ahí va.
Empezaría por, qué pasa si es que los ciudadanos de este país no se dan cuenta de lo que hacen los políticos: un gobierno que toma decisiones un tanto cuestionables, y una oposición que sólo critica y desea estar en el poder. Hoy he oído una frase que me ha encantado: una oposición que hace mal su trabajo como oposición, en el gobierno será un inútil. Es una frase impactante. Y si los demás partidos políticos no tienen suficiente apoyo, pues entonces son dos, el llamado bipartidismo. Que luego, hay que buscar alianzas: tú me apoyas y yo te beneficio, se supone.
Hasta ahora, todo normal. Y de tan normal que es (es normal que el que está en el gobierno pueda meter la pata, precisamente, por hacer, o por no hacer, está en el punto de mira, y es normal que el que está en la oposición quiera estar en el poder), incluso las situaciones de pelea, pelea evidente, ahí, que las vemos todo el mundo, a ver quién deja peor al otro, a dejar al otro en evidencia, para corroborar que no es buen candidato para gobernar un país, y que el bueno es uno mismo. Está normalizado, y mientras, a vivir, ale, que son dos días. Con crisis, sin crisis, y los políticos en su mundo. Y uno vota según qué, tradición, no? porque unos tomarán unas decisiones y otros otras, y luego están las decisiones que tomarían cualquiera de los dos. Ah, ves?, eso no lo ven los que inclinan la balanza: esas decisiones que quien manda es el dinero, da igual de qué partido seas. “Soy del partido del dinero”, en todo caso. Ay, el dinero. De ahí la crisis. Si es que, siempre queremos más. La ambición desmedida, para tener una casa no, unas cuantas, y coches, y yates, y aviones privados, y ropa, y complementos (y luego, encima, lo que necesitas es amor). A ver, quien se lo haya currado, que lo disfrute. Ahora bien, si es haciendo trampa (si es que es el pez que se muerde la cola: no se puede hacer uno rico sin hacer trampa), llevando un país a la crisis, pues ya no es tan razonable. Si uno con su dinero puede hacer lo que quiera, pero con el dinero de los demás… no? Todo son maneras de llenar el bolsillo caiga quien caiga. De verdad que pienso que el ser humano, cada día, se acuerda de que la vida son dos días. De ahí el “venga venga”. En fin, no sé. Si la democracia es el sistema político menos malo conocido, será siempre mayoría y minoría. Y no puede haber ricos sin pobres. Y no conozco a ningún rico que vaya regalando su dinero a los pobres (los céntimos a la salida de la iglesia no cuentan). Pero es que el pobre, oye, si no ha sabido montárselo, por qué tiene que haber alguien dándole dinero?, seguramente, el que ha acumulado dinero, nadie se lo ha regalado, a veces es por gracia de dios que naces en un punto del planeta perteneciendo a clase adinerada, y otras veces son personas que se lo han trabajado. Nadie es “culpable” de ninguna de esas dos situaciones. Pero estoy hablando de una forma de organizarse socialmente. Habría que volver a empezar, como siempre. En todo: podías haber sacado más nota si hubieras estudiado más, podía haberte ido mejor en pareja si hubieras sido más honesto contigo mismo, hubieras llegado a tiempo si te hubieras levantado antes. En fin, que estamos como estamos. Y la crisis es para todos, unos más que otros. Sin embargo, lo que no entiendo, es cómo todos los que están en el paro, ya sólo con todos los que son, no se han plantado y se han organizado (porque viven de la renta o porque realmente sí que están trabajando? ay, economía sumergida, si estuvieras en la superficie, no habría crisis). Es la única manera de hacer las cosas. Una persona sola, lo único que puede hacer es quejarse con la otra persona sola. Y ya son dos, o unos cuantos, quejándonos. Y cuando acabas la conversación, ale, a seguir como estabas. Pues por eso, la lluvia es lluvia por acumulación de gotas que caen. Si cae una gota, o dos o tres, no sacas el paraguas. Lo curioso también es tener que estar reivindicando, manifestándose, revolucionarse, porque siempre parece que las decisiones van en contra del sentido común, y tiene que estar la gente levantando la voz para que no se hagan determinadas cosas. Que se va a hacer una autopista en medio de todo y asfaltar el poco trozo de zona de recreo que podría existir? pues ala, a recoger firmas para que no se haga (esto es real). Cómo es que el ser humano ve el beneficio en cosas que van en contra de él mismo? Porque es dinero. Ya, pero vas a vender coches igual aunque éstos no contaminen. Pues hazlo, y tragarás menos humo, mendrugo. El ser humano no es ni inteligente ni capaz, está comprobado. Da igual acumular mucho dinero, es más listo el que más cosas tiene? Sí, claro, esa es la idea. Vale, sí, quien no tiene tanto dinero, dice que no hace falta tanto dinero. Pero sí hace falta: todo depende del nivel de vida. Ah, amigo, y cuando estás acostumbrado a lo guay, pues los recortes para los demás. Al fin y al cabo, si uno mismo pone las reglas del juego, no vas a hacerlas que puedan perjudicarte. De ahí la inteligencia del ser humano? No habíamos quedado en que no lo era? Ya, pero si el sistema consiste en que cuatro gatos se reúnen para acordar reglas que entre los cuatro, los cuatro ven razonables esas reglas (que existan paraísos fiscales, no lo veo nada razonable), los demás que les votan, o que simplemente existen, y que forman parte del sistema, no serán tan inteligentes si no forman parte de ese club. De ahí que todos no somos iguales. No tenemos las mismas habilidades, ni los mismos aprendizajes, ni las mismas creencias, ni las mismas energías. Está el que se esfuerza mucho, y el que se esfuerza poco. El que se aprovecha del esfuerzo del otro, y el que pringa. Realmente, es una balanza. Pero no creo que contente a todo el mundo. Por eso, un sistema que no atiende a todos los intereses, es el fracaso de la inteligencia del ser humano. No se trata de que a cuatro gatos les vaya bien, que me alegro por ellos, sino de que se consiga lo que venimos creyéndonos: un sistema de bienestar. Claro, para quién? Es una falacia. Nos hemos creído que éramos capaces, nada más. Y seguramente tuvo un inicio poético, romántico, filosófico, y esperanzador. Pero a estas alturas, eso no se lo puede creer nadie ya. De derechas o de izquierdas, me da igual. La cuestión es llevarse la contraria. Y este pensamiento me viene como profundamente psicóloga que me siento. Me hace gracia, porque hay como recetas mágicas, decálogos de lo deseable, de lo conveniente, de lo ideal, y explicaciones de las cosas, y luego va, y existen derechas e izquierdas. A ver: quién es quién para decir que la educación sexual, por ejemplo, ah bah, eso se aprende de forma natural, y haya que criticar la educación sexual. No sé, será alguien que no practica, digo yo, como psicóloga, podría llegar a esa conclusión, no? También es verdad que a mala hora cada psicólogo tiene su receta, lo cual, flaco favor a la credibilidad de la profesión… Pero eso también es normal. Lo que nos pasa a los seres humanos, en general, se llama diversidad. Total, que la educación sexual, si diera dinero, no habría dudas. Es lo que pasa con la educación. Y con el sistema. Este sistema de bienestar se basa en servicios, no son cosas que generen riqueza económica. Bueno, la sanidad, sí (y, por favor, la educación sexual va en educación, no en sanidad, que ya estamos enfocándolo mal, me niego a hacer el PIR… otra cosa es la clínica, que tampoco es PIR, en fin, perdón, paréntesis). Uy, ya vamos a tener menos bienestar social si nos implantan el copago, vaya. He ahí, acostumbrados a lo bueno, que es lo que nos han dicho. Cuando el sistema crea que la riqueza tiene que ver con todo el mundo atendido y todos tenemos derecho, pues ya revertirá en dinero. Que una sociedad sea capaz (educación), se cuide (sanidad) y conozca al ser humano (cultura, en todas las áreas), será una sociedad que viva años, trabaje y tenga ocio (consumo, sí). Y la vida son dos días. Pero esa idea de servicio, es un poco engañosa. Hay algún prejuicio hacia lo privado? Estamos en las mismas: lo privado versus lo público. El malo de la peli es el privado, porque lo público, ah, es como la parte humana del humano. Pues eso a mi no me garantiza nada. Por qué me iba a fiar de un humano? dijo el extraterrestre. Es que claro, si la visión que tenemos de lo privado es que el pobre que no se puede pagar su sanidad se muere en la calle, pues eso es antihumano seguro. Ala, enga, solución al acertijo. Si lo supiéramos, verdad? Tiene que haber algún Dios que sepa la solución. Unos ya piensan que la felicidad no está en este mundo. Pero, oye, por si acaso no hay otro, a ver, y por qué tiene que haber otro mundo? No está este ya, que lo ves? hay que ser retorcido. No, si ilusión tenemos todos, pero por vivir más años, y sin crisis. Lo que queremos es llegar a fin de mes, por poner un tiempo, porque también está el llegar a fin de semana. Pues es lo que digo, que no entiendo cómo no nos hemos revolucionado ya, porque, efectivamente, yo no estoy en el lado de los cuatro gatos, mira que sois listos, pues no iba a estar yo aquí escribiéndole al mundoblog, para que luego encima no sepa si me leéis… Qué va, sé que estáis ahí, como el final de la crisis. No es por joder, pero esta crisis va a durar, lo cual es normal. Basta ya de lo normal. Como yo tampoco soy muy normal, no puedo ver lo que está pasando como normal. Yo soy de las que, como todo el mundo dice que es A, será A. Pues no. A veces es la B, pero mira, una mayoría equivocada, te traga. Lo cual tampoco es un disgusto, déjate. Te vas con las Bs, que haberlas, haylas. Y qué hay del encanto de la minoría? Siempre ;-) Ná, poesía, para hacer algo, al final tienes que convencer a la mayoría. Y para convencer a la mayoría, tienes que ofrecer beneficios. Lo que pasa es que, cuando el beneficio pasa por el perjuicio de uno mismo, resulta absurdo, injusto. Lo suyo es que todos nos beneficiemos, no? Ya, pero existe el ventajista, eso es lo que pasa. “Sísísí, pero yo más que tú, je”. Si es que no me digáis que no es emocionante! No tiene solución. Bueno, sí, venga, por acabar con un rayo de esperanza o algo así: la esperanza está en que, efectivamente, en el 2012 se acabe todo (no me va a dar tiempo a sacarme la oposición, vaya por dios), y empiece de nuevo una nueva especie en el planeta, y ya si eso, vamos a creer en la reencarnación, y yo quiero ser gato, que duerme el 60% de su tiempo y el resto para necesidades fisiológicas y mimitos, que el gato no tiene culpa de nada en este mundo y puede conservar su karma. O me reencarno en ameba, que siempre será mejor que andar estresada. En fin, es el fin, pero del mundo. De eso que se van a librar los políticos, de arreglar esta crisis. Ná, ayuntamientos podéis seguir, por ejemplo, por lo que me toca, aquí en Alicante, hacer un tranvía, oye, en vez de poner autobuses ecológicos, pues una obra de esas que te cagas, un agujeraco que van a hacer en toa la montaña, fácile i divertente, a ver, seguro que es más barato que los autobuses ecológicos, no creo en dios pero creo en las decisiones de los políticos. Y lo mona que ha quedado mi avenida, con palmeras, fíjate, el trabajo que ha dado a los demás (a mi nada, haber estudiado para “obras con palmeras en la avenida” en vez de psicología, qué cosa lo mío más absurda para estudiar), y que ya están en paro que ya acabó la obra (y eso que se han tomado su tiempo, porque sabían que se iban a la calle), eso sí que es trabajo con futuro. Bueno, qué futuro? Después del 2012, si al final ha sido una falsa alarma, nos vemos por el blog. Venga, va, nos veremos antes. Por cierto, después de esto, no me van a contratar ni los de derechas ni los de izquierdas. Jo, si todo esto, charrando con un vinito, la gracia que hace, que se mueran los muermos, mejor alguien que dé juego, no? pero en plan ajedrez, por favore, nada de simplezas, con lo compleja que es la vida, y con pique del bueno, respetuoso y motivante. Otra cosa es complicarse la vida, pero eso, es otra historia ;-) Besicos

Hay que ser detallista

video

Hoy se celebra el Día Mundial de la Vacuna contra el Sida

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Vacuna contra el Sida, la Iniciativa Internacional por una Vacuna contra el Sida [IAVI] ha lanzado un mensaje esperanzador: Los últimos avances en el campo de la investigación en vacunas aportan nuevos indicios de que el desarrollo de una vacuna eficaz contra el VIH es posible.
Leer más.

La Mediación, el encanto del encuentro



En ocasiones, ocurre el desencuentro entre dos personas. Convivir sería “vivir con”, vivir con “el otro”, un “otro” por descontado diferente a ti, que puede resultar divertido, a veces precisamente por lo distinto, y otras veces ese "otro" te resulta un problema, y seguramente entres en conflicto. No siempre la comunicación es todo lo deseable que convendría ser para poder vivir, vivir en paz y armonía. Estarán las personas con las que te sientas a gusto, y también están con las que no compartirías las pipas. No es pretender tener un millón de amigos, porque la gracia radica en lo especial. Se trata de saber convivir, y de ahí, con unas personas coincidirás en la amistad, y con otras, coincidirás en que pertenecéis a la misma especie, la del ser humano. No es necesario llevarse mal con nadie. No es necesario liar la perdiz. Habrá mil razones para ser desagradable con el de al lado, pero eso se hace saltándose las normas de convivencia, lo cual denota una falta de educación, de no saber lo que es el respeto. Y no dudaríamos en ningún momento en dar por hecho que a nosotros nos tienen que respetar. Bien, pues respetemos entonces. Y hagamos de nosotros mismos personas capaces de dialogar, de "saber estar", independientemente de opiniones e intereses, y miedos... Es la actitud lo que va a delatarte, y una actitud empática es lo que va a hacer que sepas rodearte de la diversidad de seres humanos que habitan este planeta, como tú. La empatía se describe como “la capacidad de ponerse en el lugar de la otra persona”, y yo siempre he añadido “sin ser tú”, porque no es “yo en tu lugar”, sino “yo si fuera tú en tu lugar”. Si hacemos “yo en tu lugar”, es yo, con mi forma de pensar, en tu situación, que es diferente a decir “imaginemos que soy tú, es decir, con tu forma de pensar, con lo que te pasa siendo como tú eres”. No es lo mismo. Y como somos tantos y con unas personas coincides y con otras no, pues el camino más corto al entendimiento es la empatía. Insisto, no tiene por qué gustarte la otra persona, no tienes por qué compartir nada, salvo el que os vais a volver a ver mañana, pero eso no da licencia a nadie a crear un clima inhóspito, cuando resulta que, incluso la paz interior, se consigue sembrando la paz en tu entorno, aunque cueste creerlo. No puede ser verdad que de responder al mundo tal y como creemos que somos, surja la consecuencia de que cada uno esté plantado como un palo inamovible, cuando perfectamente se es capaz de entender las razones del otro y no entrar en conflicto, a través de la escucha activa (término que existe, porque debe ser que existe la escucha pasiva, que será decir "sísísí" todo el rato, lo cual tampoco es real, para escuchar así… no?). La escucha activa es cuando ponemos interés en lo que nos dice la otra persona, pero para conocerlo.
Esto se sabe en educación. Esos adultos que pululan por el centro educativo, no sólo dictan normas de convivencia que hay que cumplir, y si no se cumplen, sobreviene el castigo. No es ésta la forma de educar que deseamos. No queremos un país sancionador, sino evolucionar en nuestra cultura y en nuestra sociedad. Y una manera de hacerlo, es enseñando a convivir, adquirir habilidades sociales para la interrelación participando toda la comunidad educativa. En el centro educativo, son protagonistas los alumnos y los profesores. Que exista un servicio de mediación en el centro educativo es ofertar una herramienta para la convivencia en el centro y en el aula, y sentar las bases de un equipaje extensible a la vida individual de los participantes.
La mediación para la resolución de conflictos en el ámbito educativo la implantan profesionales concienciados en la importancia de proporcionar un instrumento para cuando las cosas no van bien. Trataría de organizar un equipo de mediadores y así contar con una red de personas a las que acudir, obviamente obligatoriamente confidencial, para hacer un parón en una relación que se ha torcido entre dos personas. De esta manera, el mediador es la excusa para entenderse, el antes y después de una situación a la que se llega entre dos personas que se ven cada día, y esta tercera persona, entra en juego para que esas dos personas se “resitúen”, se miren a los ojos. Para ello, los mediadores, que son alumnos mismos del centro, voluntarios, así como también profesores voluntarios, reciben una formación en cómo se desarrolla la mediación. Así que, los alumnos, tanto los que quieran ser mediadores, como lo que quieran beneficiarse de este procedimiento, pueden hacerlo en su propio centro educativo, donde se pasan muchas horas, días, semanas, meses, y años, y claro que pueden aparecer conflictos, pero de ahí que se vea este procedimiento como un elemento que forma parte de la convivencia, que es el disponer de algo que ayude a pasar todos esos días, meses y años codo con codo en el mismo aula o en el mismo centro.
Lo curioso es que, al final, tener una actitud de “yey, paz en el mundo”, va a ser que es más fácil estar bien con los demás que estar mal. Sólo hay que quererlo.

Poesía

Canción "4 elementos" del grupo La Musicalité, de la serie de tv "La pecera de Eva", la psicóloga del insti ;-)




Siento paz en tu cuerpo, y siento el viento por ti.
Vuelo hacia tus besos, te quiero siempre aquí.
No puedes decir que no, no puedes decir jamás,
no debes pedir perdón, tan sólo: te quiero más.
Dolor que no puedo ver, ni siento cuando te vas,
no puedes decirme adiós, te llevo en mi caminar,
gritando que no me ves, rezando por que tú vuelvas otra vez.

Duermo en ti y en tu fuego, muero al fin en tu mar.
Mi aire son ya tus versos, mi tierra es tu despertar.
No puedes decir que no, no puedes decir jamás,
no debes pedir perdón, tan sólo: te quiero más,
dolor que no puedo ver, ni siento cuando te vas,
no puedes decirme adiós, te llevo en mi caminar,
gritando que no me ves, rezando por que tú vuelvas otra vez.

Tu voz es lo que me das es dulce canción de amor, que nunca podré cantar,
dolor que no quiero ver, dolor que nunca se va,
no puedo decirle adiós, ni quiero decir jamás,
tumbado al amanecer, llorando por que tú vuelvas otra vez,
no puedes decir que no, te llevo en mi caminar,
rezando por que tú vuelvas otra vez.

Conceptos básicos en Sexología

El sexo es eso, eso que, unos piensan que de manera natural te viene (como la regla para las mujeres, o el momento de la eyaculación inminente para los hombres, ese instante en el que no hay vuelta atrás), no se habla de sexo, el sexo se hace (para qué andarse con rodeos, o despertar más las ganas, y siempre que sea el momento, está claro) y ya está, y otros piensan que el sexo es todo un mundo y hay curiosidad por saber. Lo positivo de hablar de sexo, no es sólo ya a nivel experiencial, de lo enriquecedor que resulta hablar sobre ello con tu pareja sexual, para conocerse, y eso (mucho más aclaratorio que ir adivinando), sino también porque el saber no ocupa lugar, y seguramente hay muchos conceptos entorno al sexo que desconocemos. Vamos a hacer la prueba. Si yo dijese: sexo, sexos, sexualidad, sexuación, género, salud sexual, hecho sexual humano, hecho de los sexos, identidad de género, identidad sexual, orientación sexual, transexualidad, erotismo, erótica, amatoria, acto sexual, actividad sexual, rol de género, estereotipo sexual, rol sexista, prácticas sexuales, respuesta sexual humana... qué, mejor hablamos del tiempo, y luego ya, si eso, eh? ;-)
A ver a ver, quién es quién.

La pizarra mágica

Con respecto a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (las TICs), la pizarra digital se convierte en un recurso didáctico con múltiples posibilidades y una renovación del proceso de enseñanza y aprendizaje en el aula.

Si haces click sobre la imagen de la izquierda, obtendrás más información sobre la escuela del futuro.



Atención, pregunta

Podemos hacer dos cosas: vivir la vida sin preguntarnos, o vivir la vida preguntándonos. Cuando eres un niño, todo son preguntas, el por qué de las cosas. Cuando eres adolescente, sigues preguntándote pero creyendo que tienes todas las respuestas. Cuando eres adulto, dejas de preguntarte porque no quieres saber la respuesta. Cuando eres más que adulto, esto es, mayor, que no viejo, ya no te preguntas porque sabes que no tienes todas las respuestas. Precisamente, cuando has acumulado muchos años, es cuando has acumulado muchas experiencias, y puedes permitirte el lujo de preguntarte, o no, y de preguntar a los demás, o no, que también depende bastante de la vida que hayas llevado.
Como joven, antesala de la adultez, donde me encuentro (alargando la adolescencia, para ser más exactos, aunque la verdad, en términos numéricos, adulta…), me pregunto si preguntarse no será el antes y después de hacer las cosas de otra manera. En el trabajo, en el estudio, en la vida familiar, en la vida con tus amistades, en la vida de pareja, en la autovida (hay vida en la vida con uno mismo), preguntarse es tratar de vivir la vida no como un ente parásito y vegetando, sino entender cómo suceden las cosas, por ejemplo, porque uno no vive solo, además de que no sería real. Por mucho que uno pueda renegar, nadie está solo. Quieras que no, cuando vas a comprar el pan, estás socializándote. El ser humano es social por naturaleza, que no sociable. Está el que es amable, y el que no lo es. El que sólo sabe relacionarse con las cuatro personas de siempre, y el que hace de la vida un acto social y agradable. Preguntarse es intentar conocerse, y conocer el mundo que te rodea. Tan aceptable es el no preguntarse, como preguntarse y buscar caminos. Tan válido es el que camina por la senda conocida, como el que investiga y quiere remodelar su vida. Seguramente, resulte más atractivo procurar mejorar cada día, incluir alguna novedad sorprendente con respecto a uno mismo y lo que vive, creyendo que el ser humano cambia, que puede no permanecer en el horizonte de lo de siempre, de la rutina conocida. Abogo, sin duda, por intentar hacer las cosas creyendo en uno mismo y en lo que nunca creímos capaces de hacer, o bien por falta de motivación, o bien, por falta de creer en uno mismo... Cada uno sabrá lo que le mueve, si es que realmente quiere moverse, si realmente vive la necesidad de moverse. Desconocer las opciones y la potencialidad de lo que te proporciona moverte, es una razón para no moverse. Creer que no tienes que dar ningún paso a ninguna dirección, es la explicación a quedarte como estás, pensando que estás bien como estás. Creer que se puede hacer algo más, es una invitación a descubrir nuevas aventuras.

Hablando de pirámides...


Somos lo que necesitamos. La alimentación, según la pirámide de necesidades de Maslow, se halla en la base, junto con otros aspectos de primera necesidad. Según se encuentren cubiertas esas necesidades cercanas a la base, el ser humano trataría de satisfacer las necesidades más cercanas a la cúspide. Seguramente alguna vez hemos pensado que, mientras exista la preocupación de llevarse alimento a la boca, no queda demasiado tiempo para preocuparse por otros asuntos. A medida que se satisfacen necesidades, el ser humano va cambiando sus motivaciones. Vamos, que prácticamente el ser humano es un saco de necesidades.
Haz click sbre la imagen para saber más.

Pirámide nutricional


Somos lo que comemos. La pirámide nutricional sería una guía a cuáles son las necesidades nutricionales del ser humano. Para cada edad, existen unas necesidades específicas. Según los alimentos que proporcionemos a nuestro organismo, así funcionará. Si entendemos que somos pura química, nuestro cuerpo requiere de esas sustancias para funcionar. Una forma sabia de alimentarse, junto con la realización de ejercicio físico, también adecuado a nuestra edad, se convierten en una pareja inseparable para ayudar a mantenernos saludables.
Haz click sobre la imagen para saber más.

Operación trikini

Las 8 Competencias Básicas

Adjunto un powerpoint que explica qué son las llamadas "competencias básicas" de la LOE. Estas ocho competencias básicas tienen que ver con dar sentido a las materias que se imparten en el centro educativo. La incorporación de este tipo de aprendizajes da como resultado que la enseñanza se convierta en la conjunción de la educación formal (las diferentes asignaturas) y la informal y no formal (lo que no es matemáticas, física y química, valenciano... etc.). Realmente creo que cada vez el ser humano es más sabio, se va acercando más a lo que resulta, en este caso, inseparable, trayendo a la conciencia lo que acaba siendo la guinda del pastel.

Desde el mejor punto de vista: el del humor

De ley

Como bien sabemos, el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento y de responsabilidades. Sin embargo, éste no es nuestro caso. La comunidad educativa conoce las leyes que rigen los principios del sistema educativo. La configuración de los centros educativos responde a las indicaciones contempladas en las leyes. Quien no esté desarrollando su trabajo conforme a lo establecido en la ley, no podrá alegar ignorar sus funciones. Si uno mismo no sabe realizar su trabajo, sabrá que está atentando contra el interés público. Y no es más el interés que ofrecer una educación generalizada, entendiendo la educación como la mayor riqueza y el principal recurso de un país y de sus ciudadanos. Tener presente las palabras escritas en las leyes, es la guía de nuestro trabajo, son los raíles del tren de la educación. Y a este tren se suben los alumnos. Y el peso de la ley no sólo recae en los trabajadores públicos. El esfuerzo del alumnado es fundamental, la participación de sus familias es necesaria, y el compromiso de la sociedad en su conjunto es indudable. Lo dice la ley. Todos hacemos falta. No sobra nadie. Y todos debemos y podemos sentirnos parte del puzzle.

Aquí os dejo “la letra pequeña de la educación”: la Ley Orgánica de Educación.

LOE